¿Va ligado el sexo al amor?

¿Va ligado el sexo al amor? 0 ¿El amor al sexo?

¿Va ligado el sexo al amor? ¿Se podría tener sexo con alguien que no sea nuestra pareja? O, por el contrario, ¿una relación amorosa sin sexo? Decía Woody Allen que “el sexo sin amor es una experiencia vacía, pero como experiencia vacía es una de las mejores.” Antes de entrar en materia, reflexionemos un poquito: ¿quién no se ha sentido alguna vez atraído físicamente por un desconocido? Podemos tener nuestros novios, nuestros romances perfectos sí, pero no estamos ciegos.


A todos se nos ha caído la baba viendo una “tía buena” pasar por delante o a un tío todo fibradito ¿y qué? Estamos enamoradísimos de nuestras parejas, pero una “pajilla mental” de allá para cuando tampoco es un motivo para sentirse como un amante infiel. Se trata de la faceta lúdica del sexo: la atracción, el deseo… Y la pregunta ahora es ¿por qué no renegamos de nuestros queridos y nos vamos con ese desconocido que tanto nos pone? Es sencillo, porque en una relación no solo entra en juego la faceta lúdica del sexo –el dar y el recibir placer, los jueguecitos, posturas, etc.-, sino su carácter íntimo.

Va ligado el sexo al amor
Va ligado el sexo al amor

El amor, la pasión y, sobre todo, la seguridad que obtenemos al acostarnos con nuestra pareja dotan al sexo de un sentimentalismo y una complicidad que hace que de un simple polvo se obtenga toda una experiencia de éxtasis. Así, en principio, amor y sexo deben estar unidos en cualquier relación amorosa que se precie. Digo “en principio” porque depende mucho de la forma de pensar de cada individuo y de cómo quiera llevar su relación. Hay casos, por ejemplo, en que se preserva el núcleo romántico pero  se busca la sexualidad fuera. Y claro, viendo esto lo primero que pensamos es: “pues vaya cachondeo, estos no dudarán mucho”. Pues puede que de ese modo duren más que cualquier relación tradicional. Es, ni más ni menos, que otra forma de mantener la chispa, tan lícita como el Kamasutra o el swinger.

Y es que, el sexo sí que importa, y mucho. Podemos querer todo lo que queramos a nuestras parejas, pero sin sexo la cosa decae. Y a chispa perdida, no hay viagra que valga. Pero ¿por qué importa tanto el sexo? No es algo superficial, como piensan algunos amargados y envidiosos. El sexo en pareja va mucho más allá de una tía desnuda y una penetración. La pasión, miradas, caricias, besos ¡he aquí la esencia! Necesitamos sentirnos deseados, amados, unidos a quien queremos y no hay forma más íntima que acostándose juntos. Por esto es muy complicado mantener una relación amorosa sin sexo. Se necesita esa chispa, la carne, el vote y el gemido.


Y ahora, poniéndonos sentimentales, hemos de saber que en una pareja pasan los años. El amor puede crecer con el tiempo, sin límite alguno –también puede joderse-, pero está claro que el sexo, por naturaleza, se debilita. Esa pasión va transformándose en un amor sereno que va desde dejar el sexo para ocasiones especiales, pasa por algún roce para “quitarse el mono” y termina con el placer de sentirte amado sin necesidad de echar un polvo, sin interés de ningún tipo. Este es el amor sin sexo.

¿Y el sexo sin amor? También existe, por supuesto. Hay personas que disfrutan de él sin compromiso alguno, es lo bueno de ello. Vienes, te desahogas y te vas. ¿La causa? Puede ser que una persona no se sienta preparada para una relación pero tenga sus necesidades; personas que lo busquen; que se ganen la vida con ello…infinidad de casos. Lo que sí es cierto es que –y menos mal- , en los tiempos que vivimos, el acostarse con alguien no implica ningún tipo de obligación moral. Nos hemos vuelto muy exigentes con nuestras parejas. Se acabó el “ajo y agua” (a joderse y a aguantarse) y salimos de relaciones con total naturalidad en cuanto vemos que algo no nos cuadra. Y es lo que hay que hacer. El estar con una persona que no nos llena completamente, es una gilipollez. Eso sí, aporte todo o nada, toda relación hay que currársela. Y el sexo es uno de nuestros campos de trabajo, pero no hay mejor trabajo.

Necesitamos sentirnos deseados, amados, unidos a quien queremos y no hay forma más íntima que acostándose juntos.

Hasta un 30% de descuento cuando reservas tu hotel con 30 dias de anticipacion!
“Imagen por cortesía de chrisroll/ freedigitalphotos.net”