¿Te ganas a tu pareja nuevamente cada día?

¿Conquistas a tu pareja nuevamente cada día?

Se podría decir que el amor es como morir y volver a nacer en pocos instantes, un vértigo constante y vertiginoso, que nos deja sin aliento. La relación de pareja debe mimetizarse con este vaivén de subidas y bajadas, disgustos y reconciliaciones, en donde se debe evitar a toda costa, tomar decisiones en momentos de acaloramiento.

Si se compara la relación de pareja con el desarrollo de una planta, no debe faltar el riego de agua todos los días, en pequeñas cantidades pero en forma frecuente. Cuando se compara la misma relación de pareja con la figura cóncava y convexa, el objetivo encontrar el acople de las diferencias para lograr una creación superior. De lo que se trata en la relación es de combinar y no mezclar, porque la esencia de cada persona deberá permanecer incólume.

En los momentos más difíciles, que por supuesto se presentarán, lo mejor es acudir al libro de los recuerdos, a aquellas anécdotas que nos hicieron estremecer, que recordamos con una emoción intensa, y que nunca desearíamos olvidar. Está demostrado que lo bueno y positivo es tan poderoso, que es capaz de superar cualquier adversidad. Si el amor mueve montañas, ¿por qué no ha de poder movilizarnos hacia la entrega, la comprensión y la superación de obstáculos en la relación de pareja?

Cuando se dice que los detalles enamoran, es porque el afecto no se expresa en magnitud sino en intensidad. Para el amor, un chocolate tiene el mismo efecto que un obsequio mayor, si se entrega con la suficiente pasión y en el momento oportuno. La sorpresa e ingenio, potencia todo aquello que hacemos, mientras que la rutina y la costumbre corroe la piel y los sentimientos.

El ideal en ganar una relación de pareja, es que nunca sientas que la tienes ganada, para que la luches con el mismo ímpetu todos los días, nunca pierdas el deseo y las ganas de lograr la conquista, el enamoramiento, y la seducción. Aspectos trascendentales en la relación de pareja. Por ello, la reconciliación es tan fantástica, pero el ideal es que no tengas que pelear y discutir para sentir esta clase de éxtasis.

¿Te imaginas a tu pareja siendo cortejada por otra persona? Podrías confabular toda una historia imaginaria en donde la fantasía vuele sin restricción para que ese supuesto rival seas tú mismo. Te necesitas reinventar con frecuencia, para convertirte en una nueva ilusión, un amante imaginario de tu misma pareja, para que la adrenalina se mantenga en el tope, y la pasión nunca decrezca.

Es el momento de hacerte la pregunta de si te estás ganando la pareja nuevamente día a día. Se trata de que recuerdes como te comportabas cuando estabas iniciando la relación, enviabas flores, regalabas chocolates, eras complaciente, te interesabas por las necesidades de la pareja, dabas más de lo que esperabas recibir, hacías pequeñas concesiones, mostrabas tu mejor imagen.

¿Conquistas a tu pareja nuevamente cada día?
¿Conquistas a tu pareja nuevamente cada día?

No hay nada de malo en ser gentil, mostrar entusiasmo, deseo y pasión. Porque entonces resulta tan complicado ocuparte de tu pareja, mostrar interés y salirte de la rutina? El peor de los hábitos es el olvido y la indiferencia. Mira a tu alrededor, bien cerca, a tu pareja, trae a tu mente todo lo bueno que tiene y el gran beneficio que te aporta. Vuelve a sentirla cerca y no dejes que se aleje de tu lado, por simple enfriamiento.

Pregúntate si estás haciendo algo y dando de tu parte para ganarte a tu pareja día a día, como la primera vez, aquella en que deslumbraste por tu forma de ser y compartir.

“Imagen por cortesía de photostock/ freedigitalphotos.net”