Ser marido es un arte

Fortalece tu arte de ser marido

Ser marido o esposo o relacionarse en pareja es un arte, porque no existe una fórmula mágica que permita convertirlo en ciencia. Las relaciones humanas son atractivas porque existe variedad, amplitud de alternativas, complejidad y reto, evolución y cambio. Lo que fue ayer no será necesariamente hoy y menos probabilidad tendrá de convertirse en mañana.

Ser marido
Ser marido

El arte de ser marido comienza por reconocer que nuestra pareja es igual que nosotros y en algunos campos será superior. No debe existir temor ni miedo por aceptar que la pareja puede ser más exitosa que nosotros. Sin duda nosotros lo seremos para algunas actividades y en estas fortalezas debemos aferrarnos para aportar valor a la pareja.

El arte de ser marido consiste en reconocer que los seres humanos y las relaciones no son estáticas, evolucionan y crecen. Por ello, no podemos vivir de los logros o conquistas o seducciones realizadas en el pasado. Debemos reinventarnos continuamente.


El arte de las relaciones de pareja consiste en no perder la identidad mientras se comparte y se funde en ciertos momentos y episodios de la vida. Si lo habláramos en términos de la química, debemos ser combinación pero no mezcla, ya que debemos se capaces de volver a nuestra propia identidad. Sin duda que la pareja y nosotros mismos tenemos la capacidad para influir y lograr mejoras el uno y el otro, pero sin perder nuestra esencia.

El arte de ser pareja consiste en estar presentes para apoyar al otro cuando flaquea, incentivar cuando existe derrota, festejar los éxitos, compartir los eventos, permitir el desarrollo individual sin recelos ni envidias.porque deben existir objetivos individuales y de equipo. Los cuales abecés coincidirán y en otras oportunidades no lo harán. Debemos ser sensibles para dar y recibir, ceder y exigir, estar cerca y alejados. La única manera de lograrlo es que nos valoremos y tengamos identidad, valoremos a la pareja con su propia identidad, y no exijamos cambios innecesarios ni sacrificios.

El arte de ser esposo se encuentra al caminar, conscientes de lo que hacemos bien o mal, percibiendo para ello las señales de la pareja, que a veces no se dicen con palabras y en forma explícita. El arte de la pareja es entender lo imperceptible y los detalles, para convertirlos en mágicos.

Ser pareja es un arte y una fantasía, con sus virtudes y defectos, los cuales se logran superar cuando somos más optimistas que pesimistas, valoramos a cada integrante, como un ser que primero fue individuo y luego equipo, primero tuvo identidad antes de compartirla, primero es y luego se funde.

 Te animas: ¡El proximo San valentín ser un excelente esposo!

“Imagen por cortesía de stockimages/ FreeDigitalPhotos.net”.