Qué quiere la mujer nueva

“Cómo es, quien es y qué quiere la mujer nueva”

La mujer nueva es una mujer que no quiere quedarse en media naranja, que no quiere depender de otra persona para sentirse realizada. En realidad, podemos decir que es una mujer que quiere algo tan sencillo y complejo a la vez como encontrar sentido a su vida y desarrollarse personalmente.

¿Y quién no quiere una vida plena, una vida feliz?

La mujer nueva
Que quiere la mujer nueva

Por ello, la mujer nueva es actual, quiere estar presente activamente en todos los ámbitos importantes de la sociedad, ya sea el mundo económico y profesional, el entorno social, la familia o su propia vida sexual o reproductiva.

Dentro de cada uno de estos ámbitos tendrá más o menos dificultades, pero el objetivo está claro: la mujer quiere relacionarse en términos de igualdad con el hombre, tanto esta relación se enmarque dentro de la familia, con los amigos, en la Universidad, como lo sea en la empresa o las instituciones públicas.

Podemos considerar que las últimas décadas han sido las del “empoderamiento” de la mujer, que confía en sus capacidades y lucha por defender sus derechos. Y no sólo mediante movimientos como los feministas, que explícitamente tienen como objetivo esta defensa. La mujer de hoy en día, en su vida diaria, con sus decisiones personales, desafía el status quo que se había mantenido durante siglos y que relegaba la mujer a la dependencia de algún hombre durante toda su vida: cuando no era de tu padre, era de tu marido, y si no, de tu hijo o hermano…


Actualmente, la mujer observa su propia vida en primera persona, y decide qué quiere hacer, cómo lo va a hacer, con quién y cuándo.

Esto supone cuestionar todos los roles tradicionales: ¿qué quiero estudiar?, ¿necesito vivir en pareja?, ¿puedo emprender una actividad económica?, ¿quiero ser madre?, ¿tengo habilidades para liderar un movimiento social?

Así, con la suma de todas las decisiones de cada una de las mujeres y sus situaciones, vemos que en la realidad se está modificando el calendario vital (con maternidades mucho más tardías) y que se plantean nuevos tipos de familias, como las formadas por parejas de hecho, las formadas por dos madres homosexuales, o las monoparentales. También podemos observar que cada vez más personas se plantean una vida “single”, rica en relaciones, pero sin lazos estables ni el objetivo de formar una familia y esto es tan legítimo como casarse y tener dos hijos.

Las posibilidades se multiplican, las limitaciones de la tradición, de la religión o de lo políticamente correcto, se reconfiguran poco a poco y la mujer toma las riendas de su vida, decidiendo qué la puede hacer feliz.

¿Y qué es lo que quieres tú?

 

“Imagen por cortesía de Ambro/ FreeDigitalPhotos.net”.