¿Qué es el perdón?

¿Qué es el perdón? ¿Existe el perdón en la pareja?

Muchas preguntas que surgen sobre ¿Qué es el perdón? y como comportarnos, siendo la respuesta distinta para cada alma y para  cada situación, pues suele pasar que una pequeña diferencia cambie todo recreándonos una nueva realidad.

¿Queremos perdonar cualquier situación?
¿Debemos perdonar?
¿Perdonar ante cualquier situaciones es algo que deseamos para nosotros mismos?
¿Si alguien nos hiere intencionadamente aun queremos perdonarlo?

¿Es posible perdonar?

El perdón es algo que nosotros nos damos, brindamos, otorgamos a nosotros mismo, no a los demás. Es un proceso interior y propio del individuo. ¿Pero como podemos saber si realmente hemos completado el proceso y perdonamos de verdad?
Tengamos en cuenta que existen diferencias entre el perdón y la reconciliación, siendo la separación entre ellos fundamental para comprender si verdaderamente hemos concluido el proceso de perdonar.Reconciliación – es la capacidad de resolver los conflictos o situaciones, y recomponer las relaciones interpersonales.Puede haber reconciliación sin perdón y podemos perdonar sin retomar o recomponer la relación.

¿Te animas a perdonar?
¿Qué es el perdón?

El proceso del perdón tiene lugar todo el tiempo. Hay cosas que podemos dejar de lado o perdonar inmediatamente y hay otras cosas que pensamos que perdonamos para luego se revelen como simple reconcialiaciones, pasa el tiempo y las situaciones nos devuelven al mismo lugar para descubrir que la herida aún no ha cicatrizado (no hemos perdonado).El hacer frente con valor y paciencia son obligatorios para que podamos realizar el proceso de perdonar. El perdón es un estado de la mente hacia adentro.

¿Como saber que realmente has perdonado?

Podemos saberlo! para ello haremos referencia a Thích Nh?t H?nh filosofo zen que profesa como respuesta a ¿Qué es el perdón? lo siguiente:

“El perdón significa renunciar a toda esperanza de un pasado mejor.”

Para anticipar el proceso de perdonar y no necesitar llegar a el, podemos hacer una practica preparatoria:

  • Intentemos observar deteniendonos: ¿Qué nos ocurre cuando alguien no está actuando de acuerdo con nuestras expectativas? ¿Dónde se refleja en nuestro cuerpo? ¿Cuán amenudo caigo en la misma reacción? De esta forma no llegaremos a un estado de ira, y no tendremos que perdonar.
  • Hacer una pausa por un momento antes de precipitarse a la acción para organizar el mundo de acuerdo con nuestros deseos. La idea es poner en práctica, por elección, con pequeñas cosas que podemos elaborar o trabajar, para que luego podamos hacer frente a las cosas que no podemos dominar por ser mas grandes o complejas.

Ahora te toca a tí: ¿Existe para tí el perdón? ¿Sabes claramente que haz perdonado? ¿Te animas a perdonar?

 

imagen por cortesía de David Castillo Dominici / freedigitalphotos.net