Odio o ira en la pareja

Odio o ira en la pareja: Cómo regenerar la capacidad de amar

La palabra ira nos define un estado que es momentáneo, algo que tiene un principio y un fin, que será determinado por nosotros.
Aquí hacemos una elección deliberada de no utilizar la palabra odio, pues ella nos puede hacer descuentos. (el malestar por el odio es mucho menos frecuente que un habitual enojo o ira)

Los sentimientos nos acompañan a lo largo de nuestras vidas y aprender a convivir con ellos es una tarea no fácil, pero necesaria.
Pero si practicamos, permanecer en ellos y no intentar evitarlos o negarlos cuando ocurren, mucho mas rápidamente podremos en ocasiones subsecuentes, si existieran, comprenderlos y comprendernos sobreponiendonos de forma mas rápida y saliendo fortalecidos de las situaciones. El permanecer en ellos nos permite conocernos aprender de nuestras sensaciones, reacciones y respuestas, comprender si es lo que deseamos seguir haciendo, y así lograremos dominar los sentimientos (efimeros al fín), y no que ellos nos dominen imposibilitando vivir una vida satisfactoria.

Esta es una propuesta difícil y nuestra sugerencia es poner sobre la mesa, esta posibilidad a pesar de la dificultad.
Obviamente es una invitación que crea objeción, pero solo transitandola nos reencontraremos con la posibilidad de amarnos y amar.

 

Cuando el jinete se tranquiliza, el caballo se tranquiliza
Cuando el caballo se tranquiliza, el jinete se tranquiliza

“No estamos aquí para cambiar la escuela, la escuela está aquí para ayudar a cambiar a ti mismo.”
(Escrito en el cartel a la entrada en un monasterio budista de Tailandia).

Odio o ira en la pareja
Odio o ira en la pareja

Podríamos decir que “escuela” es todo lo que nos rodea y habituamos, sea: pareja, familia, trabajo, recreación, etc.
por eso cuando nos encontramos con situaciones incomodas, somos siempre nosotros quienes nos encontramos en esas situaciones y no otro! El que se siente incomodo tendrá que hacer la corrección para no sentirse así, en ese momento dado ni en el futuro.
Ver con ojos de agradecimiento a ese malestar que nos acaba de ocurrir, por ser una puerta que nos permite contemplarnos y aprender, detener nuestro piloto automático, creando nuevas y bendecidas oportunidades creciendo y cambiando.

Es posible amar cuando estamos enojados? pueden convivir los dos sentimientos al mismo tiempo?

Si le hacemos esta pregunta a cualquier persona que su relación de pareja se encuentra atravesando momentos de distanciamiento, posiblemente nos responda en el mayor de los casos que ya no ama al otro y que no puede amar (estado de odio o ira en la pareja).

Básicamente queremos aprender a reconocer donde se cuelga la capacidad de amar. El primer lugar es cuando surge la ira.

Entonces como podemos reconocer nuestra ira? Lo primero es detenernos en ese mismo instante en que ella aflora y reconocer su expresión corporal. Los dolores en el cuerpo son una verdadera expresión de lo que está presente ahora, no son explicaciones e interpretaciones.
Lo segundo somos capaces de ver la vulnerabilidad, dolor, impotencia, soledad que encontramos en nosotros y en los demás bajo la ira?

Si deseamos recomponer nuestra capacidad de amar debemos aprender a dejar el odio o la ira de lado, para eso nada mejor que aceptarlo aceptándonos y abriendo la puerta, agradeciendo la posibilidad de corregirnos cambiando y abriendo nuestro corazón. No por y para los demás sino que por y para nosotros mismos permitiéndonos vivir la vida plenamente y como deseemos.

 

Imagen por cortesía de Stockimages / freedigitalphotos.net