Las parejas de cine y de la vida real

¿Son iguales las parejas de cine y las nuestras de la vida real?

Cuando somos fanáticos del cine, los videos y las novelas, se suele confundir la vida real en pareja con la fantasía, la comedia y la ficción puede ser tan bien elaborada, que podríamos creer que de la misma manera se comporta el mundo real. Por ello, sufrimos con aquel protagonista que llora, deseamos venganza contra el malo de la película, nos regocijamos con los éxitos de uno y otro. Pero cuando se termina la película, no nos podemos quedar en la trama de la novela, sino que rápidamente debemos regresar al mundo y a la cotidianeidad.

Sin duda algunas características de las parejas del cine, se parecen a nuestro entorno, porque al fin y al cabo son escenas elaboradas por humanos, quienes han traspasado algunas vivencias propias a la escena. Pero en la mayoría de los casos, en las películas las escenas se exageran para lograr mayor dramatismo y atracción en los asistentes. Por ello, no debes tomar al pie de la letra cada comentario y situación, ni mucho menos apropiarte de la cinematografía para vivir y experimentar el mismo cuento.

De la misma manera como debes leer con carácter crítico un libro, o analizar el comentario de una persona externa por más ascendencia que tenga sobre ti, debes aprender a distinguir entre la pareja del cine y la vida real, entre la fantasía y lo terrenal, para que no generes paradigmas y creencias falsas, ni mucho menos pienses que así es la pareja ideal.

Imagínate que ves en una película la tendencia de una marcada infidelidad existente entre las parejas, si extrapolas esta conclusión a la vida real, con seguridad empezarás a sufrir de celos compulsivos, y se te convertirá la vida en un infierno. No debes tender a la predisposición a exagerar, generalizar, ni mucho menos a dejarte influir en tu vida personal por hechos que pasan en las novelas o en las tramas de los cines.

Las películas son una actividad de entretenimiento que te afecta sin duda tu estado emocional del momento, hasta el punto de que llorarás o te alegrarás con los protagonistas y las escenas que pasen. Pero debes aprender que el tema del cine se queda allí, y tan pronto termina la película, comenzarás a vivir tus hechos reales sin que exista una influencia mayor en lo que pasó en las escenas vistas. A menos que desees entrar en paranoia o en emociones extremas innecesarias.

Las parejas del cine sin duda presentan comportamientos similares a los que sientes y experimentas personalmente, pero no puedes de ninguna manera inferir las tendencias o comportamientos, ni mucho menos creer que son reales. Son simplemente información adicional recibida, la cual debes decantar y analizar, acumular y discernir, y a veces desechar, cuando no te convienen.