Las diferentes metas de la pareja

Las diferentes metas en las diferentes etapas de la pareja.

¿Cómo cambian nuestras metas y cómo participamos a nuestra pareja?

diferentes metas de la pareja
Diferentes metas de la pareja

Dentro del desarrollo de una pareja existen diferentes etapas que afectan y a la vez son afectadas por las etapas de nuestra vida individual. La manera como cambian las metas y como las participamos a nuestra pareja será la que refuerce o debilite la relación conyugal.

La comunicación constante entre la pareja es la mejor manera de fortalecer la autoestima de cada uno, eso les permitirá seguirse desarrollando como individuos sin que esto signifique distanciamiento alguno con su pareja. Cuando uno de los cónyuges no logra llegar a tener una comunicación abierta con su pareja puede empezar a engendrar rencores y sentimientos de desconfianza y soledad con el otro, lo que puede llegar a destruir la relación con el tiempo, es por eso recomendable que, incluso cuando no haya habido un adecuado desarrollo del diálogo íntimo y sincero con la pareja se propicie un momento en el que, de común acuerdo, puedan expresarse sin sentirse oprimidos ni agredidos por su pareja, y sí en compañía de un gran amigo o amiga.



 

El cambio de nuestras metas y las diferentes etapas de la pareja:

En las primeras etapas de la pareja aún se está organizando o estabilizando el camino de cada individuo y a la vez comienza un cambio de hábitos, de comportamientos, de sentimientos, y en general de forma de vida, es entonces cuando cada uno se encuentra fortaleciendo su plan de vida, ya sea en su oficio o profesión, y a la vez busca apoyo de su pareja para concretar las nuevas metas.

Al llegar a las etapas medias, las diferentes metas de la pareja suelen reafirmarse con la presencia de los hijos y su primera etapa de desarrollo, es imprescindible dar amor a todos los hijos por igual, sin perder de vista el amor y los detalles con nuestra pareja, así evitaremos que nuestro cónyuge se sienta desplazado o descuidado. Es aquí cuando más evidente se hace el tipo de comunicación que hayan tenido los cónyuges al principio de la relación, pues es generalmente durante los diez primeros años en donde los individuos logran adaptarse realmente a su vida marital o llegan a su límite los sentimientos  de rencor, molestia o decepción que se hayan podido acumular, ésta es la etapa en la que se registran la mayor cantidad de divorcios.

Las etapas de mayor madurez de la pareja inician aproximadamente después de quince o veinte años de relación, en estos momentos cada individuo reafirma los logros de su vida, se adapta al decaimiento que empieza a suceder ya luego de los cuarenta o cincuenta años de edad, en este momento también es necesario acomodarse a la nueva situación con los hijos, que en su mayoría se separan de la casa de sus padres para independizarse o formar un nuevo hogar, es importante para la pareja haber fortalecido los vínculos afectivos entre los cónyuges, pues cuando la relación se ha forjado especialmente por y para los hijos esa separación puede ser causal de depresiones, apatías y de apegos en la pareja, que además podrán afectar de manera negativa la nueva vida de los jóvenes que se han ido. Es aconsejable que cuando llegue este cambio los hijos busquen momentos en los que puedan compartir con sus padres, como la organización de una cena o llevarlos de paseo a un lugar que disfrutarán juntos, etcétera.

Durante todas las etapas de nuestra vida de pareja sera primordial hacernos eco de los cambios y las diferentes metas de la pareja es de gran importancia permitirse situaciones que nos guíen hacia la comunicación y nos permitan compartir momentos agradables que fortalezcan la comprensión y el amor que sentimos por nuestra pareja.

Hasta un 30% de descuento cuando reservas tu hotel con 30 dias de anticipacion!

“Imagen por cortesía de jesadaphorn/ freedigitalphotos.net”