Cómo hacer mas equilibrado el mantenimiento de la casa

La pareja y el mantenimiento de la casa: Limpieza, orden, compras, decoración, etc..

Cuando se observa a los países denominados desarrollados, en donde no existe una empleada de servicio que colabore con las labores de mantenimiento de la casa, todos en la pareja deben acostumbrarse a participar de la limpieza, el orden, las compras de alimentos y utensilios de aseo. Momento en el cual comienzan a presentarse fricciones en la pareja, sobre quien debe hacer qué y porqué, aspectos que se deben comentar y hablar.

En el pasado existían estereotipos para dirimir las diferencias en la realización de las actividades del hogar, para dejar aquellas de mayor esfuerzo físico al hombre, como restregar los pisos, y las más delicadas para la mujer, como la decoración. Pero de la misma forma como los dinosaurios se extinguieron por no poder adaptarse a las nuevas condiciones ambientales, las parejas que no deseen perecer en su intento de mantenerse unidas, deberán abrirse de mente y de espíritu para que ambos sin distinción de género o de sexo, realicen juntos cualquier tipo de labor en la casa.

Vida familiar rica
Vida familiar rica y satisfactoria

La mejor actitud que pueden asumir las parejas desde su inicio es no estigmatizar la tareas, valorarlas todas, y estar dispuestos a realizarlas con agrado y buen ánimo. Porque lo que hagas es para tu beneficio y el de tu familia. A los pequeños se les debe acostumbrar desde el inicio que se acostumbren a colaborar en las tareas de la casa, para que en pareja ya cuenten con el hábito y no se les haga extraño participar en lo doméstico.

No deben pensar que lavar los platos o limpiar la mesa o aspirar la sala o tender la cama, corresponden a labores de bajo nivel y que demeritan la dignidad del ser humano. Por el contrario, cada una de ellas se puede acompañar de una buena música, del baile y del canto, para que parezca fiesta y un medio de consentirse.

No siempre se podrán realizar las diferentes actividades en forma simultánea y en pareja, por lo que se pueden turnar entre uno y otro, al azar o por afinidad, si es que se puede lograr este acuerdo. En caso contrario, lo mejor es que se alternen democráticamente las tareas, para que todos puedan participar y colaborar del arreglo de la casa.

En la toma de decisiones sobre aquellos aspectos comunes, como las compras y la decoración, se pondrá a prueba la tolerancia, el amor, la comprensión, la entrega, la delegación, el liderazgo, y decenas de atributos que más parecen relacionados con una empresa que con la pareja. Pero la verdad es que la convivencia entre dos personas y la posterior llegada de los hijos, se parece mucho a lo que puedes vivir en una empresa. Otra característica que te debe incentivar para seguir creciendo.

El mantenimiento de la casa es mejor en pareja y si lo tomas con buena actitud, de manera entretenida y divertida, una forma de hacer ejercicio, compartir, y darle mucho amor a ese hogar que se ha ido construyendo por años.