La mujer nueva en la pareja

“La mujer nueva y su rol en la relación de pareja”

Las últimas décadas han supuesto una auténtica revolución en el seno de las relaciones de pareja. El nuevo rol de la mujer y, a su vez, la adaptación del hombre a éste, han implicado modificaciones en la forma de construir la relación desde la igualdad.

La mujer nueva
La mujer nueva

Actualmente, la división sexual del trabajo está en pleno cuestionamiento y la especialización que tenían hombres y mujeres va cambiando. Así, gradualmente la nueva mujer se está haciendo presente en todos los ámbitos de la vida pública, además de la privada. La “nueva” mujer estudia, trabaja, desarrolla carreras profesionales, lucha política y sindicalmente; continua siendo protagonista en el mundo de las artes, de la música, pero también en el de la ciencia, de los deportes, de los medios de comunicación. Todo ello, sin dejar de mantener el pulso en el ámbito reproductivo y de cuidado de hijos y también de padres.

El hombre, por su parte, continúa estando en mayor porcentaje en puestos directivos y de poder tanto en las estructuras empresariales, como en las de organizaciones gubernamentales, pero, en cambio, no apuesta decididamente por su incorporación en el trabajo reproductivo.

Todo ello conlleva una gestión realmente complicada para la mujer que, además de tener una pareja, es una profesional y tiene cargas familiares. Y nos topamos con la imagen de malabarista, realizando continuamente multitarea, o bien, la de una profesional que en algún punto de su carrera se ve obligada a rechazar una promoción para invertir parte de su tiempo a la maternidad.

Éstas son situaciones que producen ciertas tensiones y que, muy a menudo, pueden desestabilizar la relación de pareja, ya que el ideal de “igualdad” se tambalea.

Cierto es que hay parejas que, con ayudas externas o sin ellas, logran encontrar un equilibrio asombroso entre desarrollo profesional y personal de cada uno de los miembros y una rica vida familiar. Y éstos son los casos que deberían centrar nuestro interés… ¿qué hacen ellos diferente que pueda ayudarnos a mantener una relación estable y feliz en este nuevo contexto?

Algunas de las recomendaciones que encontramos son:

– Tener una mente abierta,

– Buscar soluciones creativas,

– Compartir los retos (profesionales o personales) con nuestra pareja,

– Saber pedir ayuda y prestarla cuando es necesario, y sobre todo,

– Saber afrontar juntos y conversar mucho.

Es muy importante este último punto. Nada tiene que darse por sentado, por más que conozcamos mucho a nuestra pareja. Debemos conversar siempre que podamos sobre nuestras ilusiones y sueños, nuestros miedos y limitaciones. Estas conversaciones nos ayudan a mantener lejos la incomprensión, la frustración y mantener fuerte la relación.

 

“Imagen por cortesía de  imagerymajestic/ FreeDigitalPhotos.net”.