Hablamos y hablamos

Hablamos y hablamos

¿Quién no ha tenido la sensación alguna vez de que la persona con la que hablamos no nos entiende? Hablamos y hablamos pero quienes nos escuchan quedan perplejos y, de ese modo, asuntos simples, triviales en apariencia