Existen realmente cosas difíciles de decir

Existen realmente cosas difíciles de decir o son nuestros miedos, inseguridad, desconocimiento, …

Sin duda existen cosas que son más difíciles de decir que otras, en especial cuando se trata de temas íntimos, sexuales, de salud, y en algunos casos sentimentales y emocionales, cuando existen diferencias o estereotipos dentro de la pareja. Por ejemplo, si se cree que las emociones no se pueden expresar o son muestra de debilidad, con seguridad se dificultará tratar abiertamente estos temas.

Pero también es cierto que el miedo, la falta de autoestima, y la creencia de que es mejor evitar más problemas de los que se tienen, inculcarán la práctica dentro de la pareja de hacer silencio y tragarse literalmente algunos asuntos que molestan pero que no se mencionan para no afectar el ambiente y el clima dentro del hogar. Por ejemplo, podría ser que no te guste el desorden de tu pareja o la manera como utiliza el baño.

El tratamiento de los temas en la pareja varía con el tiempo de matrimonio o de relación, porque la tolerancia cambia y pierdes el sentido de prudencia. Es el caso de comenzar a mencionar que no te gustaba que se dejara la toalla en el piso o que era insoportable que aparecieran pelos en el baño o que te desespera el excesivo orden hasta el punto de que la ropa se guarda por colores. En este momento ya no te será difícil decir y hablar sobre cualquier tema, ya no te importa si se afecta la otra persona o la relación se deteriora.

dificiles de decir
Sin duda existen cosas que son más difíciles de decir que otras,

Independiente de la edad y de la madurez que lleve la relación, si existen algunos consejos o recomendaciones que puedes seguir al momento de hablar de los temas más espinosos, para que no se afecte tu bienestar ni el de tu pareja.

  • Conocer los puntos álgidos y tabús de la otra persona, para mencionar con delicadeza dichos tópicos, no se trata de no hablarlos sino de elegir la mejor forma de hacerlo. Por ejemplo, si no te gusta que fume o beba, debes mencionarlo no en son de crítica sino de bienestar y salud, y nunca en el momento en que se está consumiendo.
  • La sinceridad no implica decir las cosas de cualquier manera, no siempre el camino más expedito y el adecuado es la línea recta. A veces se puede endulzar el oído, y aplicar la estrategia de decir algo suave y luego algo duro, intercalando y dando mucho afecto.
  • Todos los temas se pueden conversar, pero hay que tener tino, empatía, sensibilidad, apertura, hablar y escuchar, flexibilidad, y mucha oportunidad, porque no sería conveniente mencionar un problema o un pago de dinero, mientras la pareja se encuentra realizando la actividad de descanso que más le gusta. Posiblemente sean temas a tratar en otro momento y debes encontrarlo con inteligencia y sensibilidad.