Decisiones importantes en pareja

Las decisiones importantes en pareja

En una relación estable de pareja existirán momentos clave en que deberemos tomar importantes decisiones que pueden cambiar totalmente nuestras vidas.

Decisiones importantes en pareja
Decisiones importantes en pareja

Y es importante detenerse a pensar de qué manera las vamos a tomar, cómo vamos a hablar de las mismas, qué ocurriría si no nos ponemos de acuerdo porque nuestras posiciones son incompatibles.

Pueden ser momentos como un nuevo trabajo que nos requiera un cambio de residencia, o la compra de una vivienda, o el deseo de tener un hijo… Son, por tanto, situaciones en las que se nos plantean (o nos planteamos) un nuevo camino que cambiará nuestras vidas y por ello es necesario sopesarlo conjuntamente.

Tu pareja podría hacerte decidir entre ella o el nuevo trabajo que te han ofrecido en Shangai, y eso echar atrás las posibilidades de tu “nueva” vida como asesor de inversiones en la megalópolis china si quieres seguir con ella.

Otro ejemplo, es el de una mujer que decida que es el momento de orientarse hacia la maternidad y lo exponga a su pareja. Si ésta no está de acuerdo y cree que no es el momento adecuado, ¿qué hará la mujer?

Todas estas posibles situaciones, y muchas otras más (la enfermedad grave de un familiar, problemas económicos importantes, desacuerdos en la educación de los hijos…), pueden ser decisivas para la continuidad o no de la relación, de su fortalecimiento o, al contrario, el debilitamiento del vínculo y del sentido que le dan ambos a su convivencia.


La mayoría de las veces las parejas van a opinar sobre un mismo tema con matices diferentes, pero con puntos de encuentro. Así que, lo crucial es encontrar estos aspectos esenciales en los que estamos de acuerdo, sin esconder aquellos elementos secundarios en los que preferimos cosas distintas. Es en estas diferencias que vamos a negociar, sin negar al otro, respetando su opinión, pero también haciendo patente nuestra opción.

Así, desde el respeto, la transparencia y el reconocimiento de las diferencias, podremos acercar puntos de vista, ceder en lo que menos nos importe para hacer feliz a nuestra pareja y que ésta haga lo mismo por nosotros.

Las decisiones importantes en pareja estarán meditadas y tomadas de una forma conjunta y pasaremos a la acción sin tener la duda de estar pisando la opinión y los sentimientos de nuestra pareja y, por ello, sin poner en riesgo la propia relación.

 

“Imagen por cortesía de photostock / freedigitalphotos.net”