Cómo y cuándo decir cosas difíciles de decir

¿Cómo y cuándo decir cosas difíciles de decir? ¿Existe la situación adecuada? ¿Se debe esperar? ¿Decir las cosas en el momento?

Sin duda existen en la pareja cosas difíciles de decir, no tanto por el tema, en donde no deberían existir tópicos vedados, pero sí, por la forma en que deberías abordar el tema, el momento más adecuado de expresarlo, en especial si no esperas agredir o herir al otro y tampoco salir mal librado.

A veces hablar de los proyectos individuales en donde la pareja no se encuentra tan involucrada, porque debemos partir del hecho que somos seres diferentes que conviven pero que sienten, piensan y afrontan su misión de la vida con diferencias de tinte y a veces de color. Por ejemplo ser más espiritual que el otro, o desear más aventura o más diversión.

Sin duda discutir sobre la educación de los hijos, se puede convertir en una guerra campal, cuando no se trata el tema con altura, escuchando al otro, y evitando imponer el punto de vista de solo una de las partes. Qué tal si el hijo no desea ser como el padre o la madre, no desea construir su proyecto de vida de la forma como imaginaban sus padres o alguno de ellos. En este caso también debes ser cauteloso y oportuno para comentar y discutir los aspectos que se relacionan con los hijos.

No faltarán las discusiones y desavenencias por quien de los dos se encarga de qué y cuándo, sobre las labores internas del hogar, las compras, el destino para ir de vacaciones, el cambio de trabajo, las llegas tarde, las reuniones sociales, lo uno y lo otro. Por ello, hay que aprender cómo y cuándo decir las cosas a tu pareja, cuanto ceder y cuando no hacerlo.

Algunas recomendaciones al respecto podrían ser las siguientes:

  • No agredir a la persona, se pueden discutir los hechos, pero no se debe generalizar sobre tal o cual aspecto, y menos echarle la culpa al otro.
  • Debes encontrar el momento (sin esperar demasiado) en que la pareja se encuentre descansada y alegre, para comentar el aspecto o problema que te interesa tratar, incluyendo los aspectos financieros. Aprovecha cuando tu pareja te pide algo, ya que estará dispuesta a conceder algo a cambio.
  • Habla en privado. Existen temas que no se pueden tratar en público o delante de la familia e hijos, porque se trata de la intimidad, así que no lo hagas. Se prudente.
  • Di las cosas con amor, con empatía por lo que podría sentir la pareja, escucha mucho, no impongas y se libre de cambiar de opinión cuando te dan argumentos.
  • Estar presente en la plática enfocando solamente un tema, cuando este tema haya sido completado solamente entonces plantea uno nuevo, si aun tenéis la energía para hacerlo.
  • El humor puedes ser una posibilidad para distender la situación y cambiar los estados de animo si lo usas apropiadamente.