¿Cómo potencializar a tu pareja?

¿Haces las cosas para potencializar a tu pareja o te dejas llevar por las circunstancias?

Existe una tendencia cada vez más creciente entre las parejas de que no es necesario el matrimonio ni vivir juntos para ser felices. Es más se llega a creer que se podría obtener una felicidad superior cuando no se conviven las 24 horas del día. Ya que las personas se oxigenan, pueden pasar sus penas y dolores solos, se presentan menos oportunidades de conflictos y desavenencias.


Sin duda esta idea no podrá ser posible cuando existen hijos viviendo con la pareja, ya que su educación y apoyo permanente serán una constante para que puedan seguir creciendo y superando su época de la adolescencia.

Convivir puede ser una experiencia enriquecedora si se logra el complemento, el refuerzo, y poder potenciarse cada uno con el otro. Muchas veces necesitas compañía y apoyo para que tus sueños se conviertan en realidad, y nada mejor que lograrlo con tu pareja.

Potencializar a tu pareja
Fortalecer y Potencializar a tu pareja

A veces se necesitarán pequeñas concesiones en pareja, como dejar de hacer algo que te gusta para darle prelación a las actividades del otro, pero por lo general no se deben buscar sacrificios ni actuaciones que superen tus posibilidades, porque en este caso en lugar de ser un beneficio se puede convertir en un impedimento, lo cual debes eliminar a toda costa.

Potenciar a tu pareja puede requerir simplemente de un consejo en un momento definitivo, la dedicación de tiempo, el ser paciente, salir a bailar servir de incentivo cuando se flaquea, realizar acompañamiento, servir de paño de lágrimas cuando sea necesario, dar algunos recursos y herramientas cuando se requieran, ser parte activa del desarrollo y crecimiento personal y el de tu pareja. Porque ahora son dos, luego tres y cuatro, y todos deben tener un espacio importante en tu vida.


Permitir potenciar es también saber cuándo retirarse, para que la otra persona pueda volar con sus propias alas. Con seguridad se necesitara en algunos momentos, espacio y distancia, pero física porque mental y emocional nunca se abandonará al otro a su suerte. El ser pareja no implica ahogamiento sino libertad bien administrada, no se relaciona con liderazgo individual sino compartido, para que cada quien toque su solo y lleve la batuta en algunos momentos, y en forma alternada.

Todos buscamos crecer, mejorar, ser felices, superarnos día a día, y una ayudadita externa no nos caería nada mal. La pareja puede ser este apoyo, la palanca de Arquímedes que aplicada en el momento oportuno nos permitirá potenciar nuestro valor y ser cada vez mejores.

Potenciar al otro requiere intuición y oportunidad, para saber cuándo acompañar, incentivar, o dejar sola a la otra persona para que encuentre su sendero. La pareja puede ser un gran aliciente y compañero de este viaje.

 

“Imagen por cortesía de imagerymajestic/ freedigitalphotos.net”