Cómo mimarse a diario.

Ejemplos para: Cómo mimarse a diario!

En muchas cosas de la vida, es más importante la frecuencia que la fuerza, la periodicidad en las compras que tener una única venta, la focalización del impacto que la misma contundencia. Lo mismo se puede aplicar a las relaciones de pareja, en donde los detalles diarios y frecuentes pueden ser más representativos que el dar un regalo grande pero esporádico.

Para mimarse a diario, es importante la presencia, la comunicación afectuosa, una flor o un chocolate, un poema o una canción, un paseo o una actividad de entretenimiento que le guste a la pareja, una salida a comer o bailar, una simple llamada o un mensaje en Twitter. No importa el tipo del detalle, desde que se realice pensando en la pareja, se incluya mucho amor y pasión en su entrega, se haga con el corazón y con el deseo de dar más que recibir algo a cambio.

Una escena típica es la llegada del trabajo en un día cualquiera, con el cansancio de haber realizado una actividad importante y desgastante, en donde solo se desea descanso y paz, amor y comprensión. Que bello sería que la pareja le reciba con un masaje en la espalda, una cena amenizada con música suave y relajante, un baño en tina con espumas y en agua tibia, un olor frugal que inspire a naturaleza, una comida especial con los potajes que más le gustan pero eso sí bien suaves porque se trata de la comida en la noche.

Qué tal si al despertar por la mañana la primera imagen que ve al abrir sus ojos es una flor y un delicioso desayuno que le llevas al cuarto. Si al medio día, le das la sorpresa de acompañarla a almorzar en su lugar de trabajo, o de noche le llegas con la sorpresa de dos boletos para ir el fin de semana a un espectáculo en donde se va a presentar su artista favorito. Mucho ingenio y conocimiento de tu pareja se necesita para mimarla a diario.

Recuerda que el valor del obsequio que le das a tu compañero o compañera, debe representar más en cariño que en dinero, en ser oportuno que en estrambótico, en representar una sorpresa agradable y algo inesperado, fuera de lo común y ordinario que realizas tradicionalmente. Por ello, dependerá de cada persona  y de lo que acostumbra a hacer, para que se salga de la rutina e improvise un poco.

Como es lógico para poder mimarse a diario, debes primero querer hacerlo, proponerte lograrlo, desearlo y encontrar un beneficio para tu pareja, la relación, y tú mismo. Porque de lo contrario, lo harás una vez por compromiso y no existirá reincidencia. Lo más importante para que se te ocurran los detalles y la pasión renazca, es que te guste tu pareja, te agrade su compañía, exista más amor que costumbre, y en este orden de ideas se justifiquen los mimos y caricias, detalles y acciones.