Cita de amor después de casados! ¿la ha tenido usted?

¿Con que frecuencia invitas a tu pareja a una cita?

El amor es tal vez el sentimiento más sublime, porque nos hace soñar, luchar, sentir placer en el estomago y en cada una de las partes del cuerpo. Por ello, deberíamos buscar el amor en pareja a toda costa, vivirlo plenamente, y llegar hasta el éxtasis. Pero si ya tenemos el amor cerca de nosotros y en pareja, ¿por qué no conservarlo y revitalizarlo?. Una cita después de casados puede ser una excelente ocasión para lograrlo.

Pero no hacer una cita cualquiera, sino recordar aquellas novelas fantásticas que nos inventábamos para salir con nuestra pareja en épocas anteriores. Sin duda la añorábamos, nos poníamos nerviosos porque saliera todo bien y de acuerdo a lo planeado, una que otra idea creativa se nos ocurría para lograr que la noche y la velada fuera totalmente inolvidable.

Desafortunadamente, la rutina y el día a día, el exceso de trabajo, los problemas, el sentirnos cada vez más viejos, o simplemente porque perdemos la chispa de la juventud, se suele pasar por alto el enamoramiento, se pierde el deseo y el brillo, todo aquello que nos hacia emocionar e idealizar las relaciones. Porque un poco de idealización le hace falta a nuestra vida para que nuestro corazón lata más fuerte y se potencie al otro a un ritmo desenfrenado.

El mayor inconveniente para que florezca de nuevo el amor en pareja, es que ambos estén de acuerdo en esta aventura y se conviertan en cómplices de citas de fantasía, espontaneas e innovadoras, para lograr este propósito. Si alguno de los dos no mantiene el mismo deseo y ritmo, sería imposible desarrollar esta trama para que se convierta en novela, con un texto y escenario que ambos deben escribir y sobre todo participar en forma entusiasta.

¿Cómo abordar este tema y deseo a la pareja? Debería convertirse en tu primera meta. ¿Cómo decirle que deseas nuevas aventuras y fantasear un poco, luego de varios años de casados? Al buen estilo de los cineastas y grandes dramaturgos, deberás plantearle de frente tu necesidad a tu pareja, sin que se sienta culpable o reaccione con extrañeza, de que quieras volver a la vitalidad, actuar a veces como un adolescente, sin tanta responsabilidad y cordura.

Si logras este primer cometido de que tu pareja se una a tus deseos y convertirse en cómplice de tus fantasías e innovaciones, para que regrese la chispa a la relación y se haga tan amena como cuando eras novios, ya habrás ganado un paso importante para que juntos planeen la faena, la cita a ciegas, el entretenimiento sin freno, la intriga, lo malicioso, lo atractivo de lo desconocido.

La cita de amor después de casados es muy necesaria para que no se ingrese en una relación plagada de rutinas fastidiosas, dejes de ver a tu pareja con deseo y atractivo. Pero juntos deben estar de acuerdo en liberarse y permitirse jugar un poco, para lograr que la cita sea un reverdecer de la relación y del enamoramiento.