Cambios que repercuten en la pareja

Cambios del individuo, que repercuten en la pareja

Existen varias razones dentro del desarrollo temporal de la pareja, que influyen determinantemente en la relación que se establece entre ambos. Algunas de estas cuestiones son de tipo social, por ejemplo, una nueva creencia religiosa o un cambio en el ideario político, establecido, sin un acuerdo mutuo entre las partes, puede minar la confianza instituida como base para el compromiso.

Cambios que repercuten en la pareja
Cambios que repercuten en la pareja

Otros cambios se encuentran en el orden de los psico-sociales, como son la depresión, que casi siempre es originada por factores tanto internos como externos, por ejemplo, la falta de trabajo o factores fisiológicos, como cambios hormonales, el adelgazamiento, o el robustecimiento excesivo, así como el consumo de algunos medicamentos.

En un tercer orden se encuentran las situaciones externas que te favorecen personalmente, pero que comprometen el buen desarrollo de tu relación, como por ejemplo, un nuevo empleo con grandes ganancias, pero en un lugar diferente al que habitas en este momento, otro parecido, es el cambio espacial, ya sea trasladándose a una ciudad, para mejorar la oferta económica de trabajo, o para acercarse a un familiar. Inclusive decisiones como las del autoempleo, generan una expectativa e inseguridad laboral, que muchas veces difícil de manejar.

Cuando abordamos la temática social que influye en estos cambios, descubrimos que en cada persona existe un ritmo de crecimiento vivencial diferente, donde se reflejan decisiones determinantes, como es establecer cual religión, tribu urbana, o grupo político escogemos, quizás dejando fuera de lugar los han sido seleccionados previamente por nuestros familiares.


Por lo tanto existe un momento en que nuestra decisión se hace evidente, y cambiamos de rumbo. Estas personas, pueden ser, a partir de este momento, elementos generadores de estrés.

Tu pareja no está fuera del alcance de tus decisiones, y será afectada de la misma forma. Puede llegar a perder la confianza en ti, por una cuestión que solo refleja la evolución, y los cambios de idiosincrasia que se suceden a través de la vida de cualquier persona. Por lo tanto, es esencial la comunicación al interior de la relación, porque de esta forma estará al tanto de tu progreso, y será mucho más fácil la compresión de su parte, disminuyendo los efectos nocivos y transformándolos en puntos de acercamiento y conocimiento.

La depresión por su parte, es un padecimiento que se ha recrudecido con la llegada de la modernidad, como resultado de proponerse metas, siempre crecientes que no llegan a término, por lo tanto, casi todos  los efectos de este estado, desenfoque, apatía y malhumor, son nocivos para la salud mental y física,  pero especialmente funesto para tu pareja, que puede no reconocerte a través de tu aflicción.

Los elementos psico – sociales como el desempleo generan una serie de problemas en tu comportamiento, ante la imposibilidad de resolver los problemas más básicos, y generan una irritación que te separará irremediablemente del ser que amas, y del resto de la sociedad. Por lo tanto, debemos mantenernos alertas en estas situaciones y recurrir al diálogo con tu pareja, y la búsqueda de una solución que te mantendrá en equilibrio para remediar la situación dada.

También, la necesidad de mantener una estructura fisiológica (delgadez extrema, estatura, musculatura, etc.), es una de las que más afectan el buen desarrollo de la convivencia. Como virus psico-sociales, enferman, deprimen, enfrentan, y separan, si no son logrados estos objetivos.

Para tener el reconocimiento de nuestro entorno social, estos derroteros deben ser logrados, sin embargo te alejan de una profundización espiritual y una conexión real con tu pareja.

También el consumo de algunos medicamentos trae como consecuencia la depresión química del cuerpo, y la apatía; en estos casos la influencia en la pareja es fatal, si no se trata con la guía de un profesional, y el apoyo personal de tu relación.

Asimismo existen oportunidades ventajosas que se nos presentan en la vida, pero lastran el equilibrio que existe, porque inclina la balanza hacia una sola dirección, la tuya.

Algunos de estos Cambios que repercuten en la pareja son de tipo social, por ejemplo, una nueva creencia religiosa o un cambio en el ideario político, establecido, sin un acuerdo mutuo entre las partes, puede minar la confianza instituida como base para el compromiso.

Tu contraparte no se va a sentir estimulada con tu logro, si no que tendrá que dejar a un lado su vida para acompañarte, o sea, se anula para priorizar tus necesidades. Esto no es bueno en ningún caso, se debe discutir muy bien las prioridades de su vida en comunidad, y por todos los medios, hallar un punto medio donde se recupere un poco el equilibrio perdido.

Los cambios en la persona, traen como consecuencia inmediata que todo su entorno reaccione, y son imposibles de evitar; solo debemos mantener un diálogo abierto con nuestra pareja para regresar siempre a un punto de armonía, que facilite nuestro desarrollo.

 

“Imagen por cortesía de akeeris/ freedigitalphotos.net”