Adelgazar en pareja

Cómo elegir la dieta para ambos, cómo ayudarse, los dos deben hacerla? (o una la hace y el otro soporta?)

Cuando se habla de adelgazar, lo primero que se viene a la mente es la dieta alimenticia, pero las prácticas empresariales nos enseñan que la grasa y el exceso de ella, no solo abarca el campo físico, sino el mental, emocional, y espiritual. Todos los cuales deben abordarse en forma conjunta y en decisiones de pareja, para que no se presenten desequilibrios individuales y en la relación. Adelgazar en pareja involucra más que el aspecto físico, también el emocional y el manejo del dinero

Cuando se habla de dieta, se incluye por supuesto un diagnostico preliminar en el que se describa la situación actual, el exceso de peso y la meta que se desea alcanzar en un determinado tiempo, por ejemplo en tres meses. Pero si no deseas involucrarte en desordenes emocionales, producto de la baja autoestima o una imagen deteriorada generada por lo que ves en el espejo o los comentarios mal intencionados de los demás, lo mejor es que incluyas en tu dieta física unos ejercicios emocionales, que desarrollados en pareja, son benéficos y saludables.

El apoyo de la pareja, en el campo psicológico para motivarla a que continúe con su empeño de bajar de peso, modificar el habito de consumo de los alimentos, posiblemente bajar la dosis de carbohidratos, adicionar uno que otro vegetal y fruta, es fundamental para que se llegue a la meta y no se desista en el camino de mejorar la salud. Adelgazar en pareja es también un aspecto psicológico.

La dieta alimenticia
La dieta alimenticia

¿Te imaginas estar haciendo una dieta baja en grasa, mientras que tu pareja se alimenta en frente tuyo comiendo una carne gruesa y llena de gordo, totalmente apetitosa? Con seguridad sería difícil lograr tu meta propuesta de bajar de peso y mantener la dieta. Sin duda se requiere de apoyo y solidaridad por parte de tu pareja e integrantes de la familia. No se trata de que necesariamente realicen todos, la misma dieta alimenticia, pero tampoco que te hagan fieros con la comida y te la muestren en tu cara a toda hora.

Ahora bien, cada integrante de la pareja tiene sus propias necesidades, las cuales se deben apoyar pero sin sacrificar las propias. Supongamos que tu pareja ingresa a un nuevo culto o creencia en donde la convencen de convertirse en vegetariana. Es respetable su decisión pero tampoco se justificaría que tuvieras que resignar tu paladar gastronómico y convertirte también en vegetariano, simplemente por solidaridad. ¿Qué hacer? Adelgazar en pareja es aceptar las diferencias.

Lo natural seria ampliar el menú para que incluyan tanto los vegetales como las carnes, para que cada persona pueda consumir sus preferencias y de vez en cuando compartir de manera espontánea sin ninguna obligación. La clave está en entender que las diferencias existen, y puede ser apasionante y divertido compartir en forma libre y espontánea, sin forzar la relación ni obligar a la pareja. Eso es ser pareja.

Si se trata de elegir la dieta de la pareja, existen variados caminos:

  • Una dieta de desintoxicación, periódica y general muy útil para ambos, la cual se puede realzar a comienzo de cada año o cada seis meses, en donde el objetivo es sacar todo exceso que hayamos consumido, por las fiestas de fin de año, y retomar el sendero del equilibrio y lo saludable. Esta dieta puede perfectamente ser realizada por la pareja en forma simultánea, ya que es una labor esporádica y muy útil.
  • Una dieta recomendada por los médicos, como mantenimiento y prevención de la salud, originada en la visita al nutricionista, de carácter individual y personal, ya que la salud de cada persona amerita recetas y dietas individuales. Por lo general es una dieta que no se realiza en conjunto pero si es clave el apoyo y entendimiento dentro de la relación, para que se lleve la dieta a buen término.
  • Una dieta alimenticia como plan de pareja, para divertirse y mejorar, lo cual sirve para estrechar la relación, compartir aficiones, entretenerse y hacer variada la vida, salirse de la monotonía, y crecer en pareja.

Adelgazar es una actividad que involucra a la pareja, a veces directamente y en otras en forma indirecta, pero nunca debe convertirse en un trauma sino en una oportunidad de estrechar y mejorar la relación, divertirse y apoyarse mutuamente, y sobre todo entender que la dieta no involucra solo el aspecto físico sino el emocional, mental y espiritual. Adelgazar en pareja es posible y existen variadas formas de lograrlo.